lunes, 2 de marzo de 2020

Réplica


Cada vez que volvía el incurable paciente a la clínica, no entendía por qué el helecho, por más que lo arrancaran de aquel orificio del inmutable muro, insistía en retoñar. "Es para demostrar que el sentido último de la vida, es el verdadero drama con que nos aferramos a ella".

17 comentarios:

  1. Mientras hay vida hay esperanza.
    Un abrazo.

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Así es, Alfred. La esperanza es lo último que se pierde.
      Gusto en leerle.

      Borrar
  2. Aferrarse, a un clavo ardiendo incluso, eh mejor que desistir.

    Un abrazo

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Ya veremos, ya veremos, dijo el incrédulo.
      Otro abrazo para ti.

      Borrar
  3. Por supuesto, la raíz es el embrión de la vida en la planta, pero, ¿y el enfermo?
    Saludos.

    ResponderBorrar
  4. El instinto de supervivencia. Me gusta la idea de aferrarse a la vida, aunque insinúe que ella intenta arrancarse...

    Me gusta mucho este relato, Guillermo

    Un abrazo

    ResponderBorrar
  5. EL CANCEROSO (Sergio Hernández)

    El canceroso

    aunque con algunos dolores

    disfrutaba de sus últimos días

    una inyección por la mañana

    dos o tres por la tarde

    algunos amigos

    con sus rostros especialmente acomodados

    a las circunstancias

    irrumpían en su habitación

    se conversaba del tiempo

    de los increíbles progresos de la ciencia médica

    de lo mejorado que estaba el semblante del paciente

    de los proyectos de reforma agraria

    de los conflictos entre marxismo y capitalismo

    de los últimos viajes espaciales

    a lo que el canceroso respondía

    con un discreto silencio

    ya que él

    a través de la ventana

    observaba un ciruelo florecido.

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Precioso y conmovedor poema, Julio David. Gracias por traerlo.

      Borrar


























    2. Con el solo mirar al ciruelo, lo tenía todo. Incluso, la esencia de la vida perdida.

      Borrar
  6. El helecho tiene esperanza de vivir.....Saludos amigo Guillermo.

    ResponderBorrar
  7. Cuando se lucha contra el destino, la vida tiene demasiada importancia.
    Qué bueno que te gustó.

    ResponderBorrar
  8. Igual de insistente el paciente, al rwgresar cada vez, su deseo de seguir viviendo.
    Un abrazo.

    ResponderBorrar
  9. El paciente ya sabe que es cuestión de días, quizás le asombre del helecho que sin llegar a tener la condición de humano tenga más suerte que él.
    SAludos.

    ResponderBorrar
  10. Es como decir que cada quien lucha por lo que le corresponde hasta el último suspiro.
    Abrazos.

    ResponderBorrar