sábado, 7 de marzo de 2020

Viernes creativo



Según cuentan, Chao, era un joven que soñaba con ser un gran acuarelista. Un día, se encontró a un pintor que llamó su atención por la forma mágica con que movía el pincel. Desde entonces quiso tener uno como aquel prodigio. 

Si quieres tener un pincel como este, —le dijo el pintor—, debes ir al Oeste y traerme dos flores del gran estanque de los lotos antes de la salida del sol. —¿Y cómo se llaman?, preguntó Chao.

—Deseo e Imaginación.



(¿Cuál es tu historia? 
Te invito a escribirla como respuesta a esta entrada)

8 comentarios:

  1. Y recurrencia, mucha recurrencia. La magia del pincel nace en la mano.

    Un abrazo

    ResponderBorrar
  2. Le agregaría la constancia.
    Bonito texto.
    Te dejo un abrazo.

    ResponderBorrar
  3. Por supuesto; un valor agregado más.
    Te envío un abrazo.

    ResponderBorrar
  4. Pues esa flores definen el camino del éxito y el logro, así que muy sabio cuento el tuyo.

    Un abrazo con flores de loto

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Eso espero, que resulte sabio y bueno ante los ojos de ustedes.
      En serio, un abrazo con fragancias de este trópico.

      Borrar
  5. Claro, hay que hacer lo suficiente en esta vida.
    Mi saludo para ti.

    ResponderBorrar