jueves, 8 de abril de 2021

Bien educado


Lo hemos adoptado como un hijo más, exclamó con voz estirada la dueña de casa. Yo miré con el rabillo del ojo a mi hermano que permanecía silenciosamente boquiabierto, no por lo que escuchaba, sino por las perlas del collar que lo alucinaban. Por haber sido bien educado y advertido que cuando hablan los mayores hay que guardar silencio, no le dije nada al idiota.  Mi madre continuó conversando con su expatrona a la que hoy vine a conocer. Luego vino la expresión gangosa del jardinero, el repique del machete y el grito de la matrona por el reguero de perlas y el sangrado de sus orejas.

 Texto enviado a: Relatos en Cadena Concurso de microrrelatos con la Cadena SER

Temporada 2020-2021

10 comentarios:

  1. Lo que llamaban buena educación tuvo un efecto indeseable.
    Efectivo giro argumental.

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. La educación siempre se ha asociado con el buen hacer, pero algunos decidieron tomar ventaja en la vida haciendo lo que no hay que hacer.
      Gracias y saludos por Hurlingham-

      Borrar
  2. Pobrecito, muy buen texto, duro, eso sí

    Un abrazo, amigo

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Dura es la vida para quienes la tienen perdida.
      Un agrazo y agradecimiento para ti.

      Borrar
  3. La culpa es de las perlas, no hay caso.

    Saludos,

    J.

    ResponderBorrar
  4. Bom dia meu querido amigo Guillermo, obrigado pelo maravilhoso texto.

    ResponderBorrar
  5. Hola Luis, gracias ahí por tu apreciación.
    Abrigado voce

    ResponderBorrar
  6. Y esta es una historia de terror.
    Va un abrazo.

    ResponderBorrar
  7. Hola Julio. Bueno ese término es muy pretensioso, pero válido.
    Saludos amigo.

    ResponderBorrar