sábado, 27 de junio de 2020

Reto



Muchos años después, cuando quiso escribir su autobiografía, recordó que tenía la rara virtud de no existir por completo.

15 comentarios:

  1. Ese es uno de los libros de literatura latinoamericana que no leeré...

    Saludos,

    J.

    ResponderBorrar
  2. Una autobiografía a medias es lo que hacen todos, por pudor o por conveniencia.

    Un abrazo.

    ResponderBorrar
  3. ¿En qué biografía está toda la verdad?

    Abrazos.

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. En ninguna, Alfred, porque ninguno podrá ocuparse en narrar su propia desaparición física.
      Abrazos, amigo en la distancia.

      Borrar
  4. Pienso que en todas las autobiografías siempre falta algo que el autor no incluye,...... Saludos amigo Guillermo, cuídate.

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Borrar
    2. Sandra, las autobiografías son un género prolífico e incompletas por mucho que tengan su punto final.
      Salud-os.

      Borrar
  5. En la autobiografías, y prefiero " Confieso que he vivido", uno expone expone su mejor versión. La sombra corría veloz pro la pared, tenía la rara virtud de no existir por completo, a pesar de que el gordito se esforzaba por alcanzar su velocidad :-)

    Un abrazo que sí te alcance

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Sí, es cierto, en el fluir de la conciencia la narración retrospectiva hace que una persona escriba lo mejor de sí.
      Un abrazo que sí te alcance también.

      Borrar
  6. No sé si le llamaría virtud, pero me encantó el micro que has creado. Es genial.

    Un abrazo

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Estimada Alís, tu comentario es un ejemplo vivo de que el género autobiográfico es inclusivo.
      Otro abrazo, para ti.

      Borrar
  7. Las autobiografías por muy minuciosas o confesionales que sean no pueden evitar la subjetividad.
    Un abrazo, Julio.

    ResponderBorrar
  8. La única autobiografía interesante es la que en autor se muestra totalmente autodestructivo consigo mismo. Las demás son autocomplacientes, son un canto al ego. Acabo de leer tres tomos de la autobiografía de Canetti y me ha resultado al final, como digo, un documento de autoexaltación más o menos disimulada. La de Neruda es vomitiva. En cambio, he leído parte de una de Coetzee y es maravillosamente dura consigo mismo. Esas son las que valen. Entiendo que una autobiografía tenga que ser subjetiva, ¿cómo podría ser si no? pero dedicarse a cantar excelencias y las maravillosas amistades que uno ha tenido me repele. Saludos.

    ResponderBorrar
  9. Don Joselu, más que autodestructivo, debe ser desde el inicio, honesto con el lector. Por lo tanto, el recuento que realice debe ser retrospectivo y real sobre su existencia. Desde luego, hará énfasis en su vida individual y principalmente sobre su personalidad. El culto a su propio "yo" es el término que alude a una historia personal y podrá causar molestia porque su validez no depende de la calidad de la escritura, sino del acercamiento del texto al lector. Ahora bien, las escrituras del yo tienen un destino escatológico, por eso son memorias póstumas. Interesante su comentario. Gracias por pasar por aquí.
    Saludos.

    ResponderBorrar