domingo, 8 de diciembre de 2019

Alumbrado


La abuela se sentó detrás de la fila de faroles para cuidar que ninguna de sus velas se apagara. Solo su mirada fija y severa fue capaz de aquietar a los pequeños que corrían sosteniendo en sus manos las chispeantes luces artificiales. Una vez los niños se acomodaron a su lado, se santiguó y comenzó la oración a la Virgen en voz alta. 

No iba por la mitad de su invocación cuando fue interrumpida por los poderosos parlantes que a distancia tronaban música decembrina con que cada fin de año los vecinos residentes en Zaragoza solían ensordecer al vecindario. 

—¿Pero, dónde quedó el respeto y el recogimiento de la gente?, —preguntó la anciana. 

—Mamita, ¿acaso no sabe que estamos en Navidad? Es por eso que lo celebran con toda clase de música.

—Eso en mi tiempo no era posible. En cada celebración la reflexión, el retiro espiritual solo era posible. ¿Acaso el mundo se ha vuelto loco? En la vida necesitamos momentos para pensar y poner nuestras ideas en orden.

La abuela siguió con sus campanadas de quejas y aquel rosario de recuerdos sin poder desenredar todos sus nudos. Se había quedado sin aliento para entender que el mundo había cambiado, pero sobre todo, parecía haber olvidado que si el pasado ya no estaba en el presente, era por alguna razón.

20 comentarios:

  1. No siempre nos damos cuenta de cuando nuestro tiempo se ha acabado.
    Un abrazo.

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Es un abrir y un cerrar cíclico, estimado Alfred.
      Va un cordial abrazo.

      Borrar
  2. Y para allá vamos los de mi camada. Yo cada vez entiendo menos los cambios que está registrando el comportamiento humano presente.
    Abrazo.

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. No eres la única. Es el paso de costado a las nuevas generaciones.
      Abrazos para ti.

      Borrar
  3. Los tiempos han cambiado y no queremos darnos cuenta o no queremos por aferrarnos al pasado. Saludos amigo Guillermo

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Irremediablemente es así. Mientras tanto hay que cantar: Qué bonita es chili...
      Chao, Sandra.

      Borrar
  4. Las tradiciones han ido cambiando, pero la agente no tanto. La viejita sigue teniendo sus razones para eludir los ruidos, parásitos de la reflexión.

    Un abrazo grande, Guillermo

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Sí, las tradiciones siguen muy campantes. somos nosotros los que nos hemos alejado de ellas deslumbrados por las grandes vitrinas.
      Como siempre mi abrazo especial para ti.

      Borrar
  5. Esos tiempos de la abuela están muy muy lejos. Casi parecen mitos o leyendas.
    Te dejo un abrazo.

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Julio David, grata sorpresa la tuya. Qué bueno estés por aquí.
      Te envío mi abrazo.

      Borrar
  6. Sí... esos tiempos yá se fueron... El mundo cambió...las fiestas se han cambiado...
    Lo qe no puede ser cmbiado es el espíritu de Navidad...donde un niño-Diós nació para (comoo hombre!) morir por nosotros..y nos llear hasta Diós!!!
    Buenísima historia!!

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Renovado saludo para ti y muchas gracias por tu comentario.
      Salu-dos

      Borrar
    2. Cuesta cambiar esas tradiciones,tenemos que poner empeño en ello,para no quedar en olvido.
      Un gusto leerte.
      Feliz semana.
      Abrazo.

      Borrar
  7. Carmen, bien lo dices tú y lo confirma Tolkien:“No desprecies las tradiciones que nos llegan de antaño; ocurre a menudo que las viejas guardan en la memoria cosas que los sabios de otro tiempo necesitaban saber.”
    Me gusta tu presencia por aquí.

    ResponderBorrar
  8. Todo un placer que me hayas guiado hasta aqui.
    Te sigo y te leo, con permiso.
    Saludos.

    ResponderBorrar
  9. Gracias por tus palabras en mi blog de regalos.
    Me ha encantado leerte.

    Mil besitos y feliz noche.

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Aurora, es a ti a quien agradezco la deferencia. Me encantan los microregalos y los regalos por unanimidad.
      Y como quiero ser correspondido, mil besitos y buen día-noche.

      Borrar
  10. Gracias Laura por dejarte traer hasta este agujero virtual. Nos leemos, mientras tanto, Salud-os.

    ResponderBorrar
  11. Cambia todo, el mundo va evolucionando y es así como ha de ser. Adaptarnos es una exigencia para la felicidad.
    SAludos.

    ResponderBorrar
  12. Sí, es cierto. Las que no deben cambiar son nuestras tradiciones, en una sola frase: nuestra cultura.
    Saludos para ti.

    ResponderBorrar