domingo, 16 de febrero de 2020

Reencuentro (texto definitivo)





Ellas se encontraron después de mucho tiempo de ausencia.


Caminaron en silencio como otra forma de reconocerse hasta que, sin poder esperar más la una le dijo a la otra:

—Recuerdas cuando…

Entonces las dos mujeres prorrumpieron en una risa casi inaudible, como paréntesis a ambos lados de sus bocas, para inquirir sobre sus vidas entre oquedades vacilantes.

—Cambiando de tema, ¿qué estás haciendo por aquí?

—Pues mira que desde hace rato estoy intentando abrir esta puerta, pero no he podido. 

Sin pensarlo mucho, la mujer más joven se abalanzó contra aquella puerta, que una vez abierta, le dio paso a la más vieja al tiempo que se despedía diciendo:                      

—Ahora sí puedo continuar mi rumbo hacia el más allá—, y desapareció una vez se puso en movimiento en la mente de su amiga.

9 comentarios:

  1. Uf, genial manera de irse, hacia el más allá. Con la serenidad de haber cumplido el ciclo.

    Un abrazo y por un día cargado de buenas sensaciones.

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Esa manera de irse equivale a ser felices sobre la tierra. ¿No crees?

      Borrar
  2. La dejó partir de manera simbólica pero, por el bien de ambas, esperemos que duradera.
    Te dejo un abrazo.

    ResponderBorrar
  3. Es algo así como el fin de la conciencia, para las dos.
    Saludos.

    ResponderBorrar
  4. Genial. Ahora sí que literalmente un relato de muerte súbita:)
    Abrazo.

    ResponderBorrar
  5. Una manera de irse feliz. Saludos amigo Guillermo.

    ResponderBorrar
  6. ¡Qué buen final, Guillermo! En todos los sentidos.

    Un abrazo

    ResponderBorrar