sábado, 19 de marzo de 2022

Desaire

 



Comienzo la subida. Son cuatro trechos de escalones. Descanso cada vez que finalizo uno de los tramos. Las gradas no son muy altas, pero son angostas. Así que al esfuerzo físico debo agregar el arresto mental con el fin de no tropezar y mantener el equilibrio. El primer tramo no me exige demasiado, pero apenas corono su cima, me siento deshecho. El horizonte que me ofrece la calle alcanzada es igual de deplorable a mi estado físico y emocional: unos setenta metros de pendiente pronunciada por una acera estrecha me esperan. 

Cuando al fin llego a la calle en la que debo hacer la entrega, caigo en la cuenta que estoy en el extremo opuesto de donde está ubicada la nomenclatura que busco, lo que significa que ante mí se abre cientos de posibilidades de ahogarme en mi propio sudor, de convertirme en una bomba ambulante de aire caliente enrarecido.

Finalmente llego frente al número que tanto he buscado, llamo a la puerta, la persona que me habla no tiene la decencia de abrir y demanda que deje el arreglo floral en el descanso. Deshago el camino. Más que caminar, levito. Literalmente me he quitado un peso de encima: no era la mujer de mis sueños.

10 comentarios:

  1. Fue un alivio, seguramente, no haber llegado tan cansado ante la mujer de sus sueños.
    Saludos.

    ResponderBorrar
  2. Menos que fue así, relacionarse con alguien a través de una puerta siempre cerrada debe de ser muy complicado.

    Saludos,
    J.

    ResponderBorrar
  3. Sin duda, las flores se marchitarían.
    Saludos.

    ResponderBorrar
  4. jajaja, como mínimo sirvió para descartar a esa mujer.

    Muy bien narrado. Un abrazo, amigo

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Un imprevisto para el que nada ha previsto. ¿No te parece?
      Saludos.

      Borrar
  5. Es que hay mujeres que enfrían.

    va un abrazo.

    ResponderBorrar
  6. Digamos también que se trata del desencanto con la verdad.
    Un abrazo para vos.

    ResponderBorrar
  7. Igual ni valía la pena hacer la entrega.

    Un abrazo.

    ResponderBorrar
  8. Mejor dicho: la que no quiso cuando puedo, ni podrá cuando quiera.
    Saludos don Alfred.

    ResponderBorrar