sábado, 14 de agosto de 2021

Decidí no reconocerla

 

 

En ese momento decidí no reconocerla, hacerme el perturbado, tratarla como a una desconocida y ofrecerme, en compensación por lo ocurrido, a cargar con las bolsas de víveres hasta uno de los taxis parqueados a la salida del supermercado. Para mi sorpresa y consternación, la mujer aceptó. Yo, en el fondo, habría querido escuchar su negativa mientras se alejaba malhumorada con los víveres estropeados en el interior de las bolsas. Pero, ahí estaba yo, caminando al lado de quien era mi atracción. Ella de manos blancas, a lo sumo, frías y con esa presunción de siempre. Y yo, cargando con las bolsas de la compra, con los dedos tallados y entumecidos, transpirando esa mañana sabatina, calculando qué tanto puede comer una mujer fina, de delicada fragancia; un ser etéreo, un ente alimentado por el mundo empresarial y el poder para tomar decisiones.

La estaba aguardando, pero su voz me tomó por sorpresa y fui yo, quien casi deja caer las bolsas de la compra. Luego, por segunda vez, al dejar de sentir los dedos de las manos y tener la impresión que, en lugar de mis brazos, tenía dos muñones, como si esas bolsas y su contenido prefirieran derramarse sobre las calles de esta ciudad acorralada en lugar de permanecer en mis manos. Sentía el peso inconmensurable de las bolsas, y ahora más, cuando la jefa me tomó por un brazo para evitar irme de bruces por causa de un tropezón. Minutos después, y antes de empujar la puerta, se giró hacia mí y con esa expresión que no podía tildarse de seria, pero tampoco podría decirse que estuviera iluminada por el ramalazo de una sonrisa, se acercó a mi oído. Fue tan desequilibrante la sensación producida por su dulce voz que estuve a punto de dejar caer por tercera vez aquellas bolsas. Las risitas de unos niños y el rebote contra el suelo de una pelota dejaron en la mitad del trayecto su indudable invitación a seguir, cuando la puerta se cerró ante mis propias narices. Ven que modesto soy. 

6 comentarios:

  1. Sólo hay una una única cosa peor que el quedarse con las ganas.

    Saludos,
    J.

    ResponderBorrar
  2. Ya no queda más que entrar de frente, me temo, y que caigan por el suelo los productos de una compra.

    Un abrazo, amigo

    ResponderBorrar
  3. Sospecho que no lo ayudó ese precario equilibrio que demostró tener el protagonista. Que estuvo a punto de caer. Varias veces. Eso tal vez no haya causado una buena impresión en la mujer empresaria, quien le cerró la puerta en la cara.

    Bien contado. Saludos.

    ResponderBorrar
  4. estaba esperando el...
    "ninos, salgan al jardin un par de horas; y tú Mauricio, serias tan amable de echar un vistazo a una lampara que tengo estropeada en el dormitorio?
    ¿con que otra intencion puede comprar una cantudad de cosas que no puede cargar, que no sea la de darse un homenaje?
    saludos

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. o tal vez:
      -Hijos, vayan a jugar al League of Legends. Que yo tengo que solucionar unos temas de la oficina-

      Borrar
  5. Para la próxima, que él olvide su modestia para que ella olvide también la suya.

    Va un abrazo.

    ResponderBorrar