domingo, 4 de octubre de 2020

Daño colateral

Compró un reloj digital porque aborrecía los imprecisos relojes analógicos. Durante horas seguía el eterno conteo en formato de veinticuatro horas. A los pocas semanas el reloj se detuvo y él no tuvo como matar el tiempo.

7 comentarios:

  1. Es el daño de la tecnologia!!!
    Que siempre falla en momentos importantes!!!
    Abrazos!

    ResponderBorrar
  2. Solo tenía que volver a darle cuerda
    Ssludosss

    ResponderBorrar
  3. Era o darle cuerda, o darle la vuelta, como los analógicos o los de arena.

    Buen micro. Un abrazo

    ResponderBorrar
  4. Jajaja... Muy bueno.
    Un abrazo divertido gracias a tu ingenio.

    ResponderBorrar
  5. Tendrá que comprarse otro reloj. Saludos amigo.

    ResponderBorrar
  6. El reloj se detuvo y no se explica cómo... Quizás el tiempo lo mató a él y no se dio ni cuenta.

    Va un abrazo.

    ResponderBorrar