domingo, 24 de mayo de 2020

Destierrro

Google

A los seis años de edad me inicié en el mundo de la separación y el divorcio: soy la hija de dos distraídos que después de veinte años de convivencia olvidaron la promesa: “Para toda la vida”; Así crecí, con el dolor inmenso que siente una hija al ver llorar a sus padres.

De niña le tenía miedo a las arañas y a las inyecciones, pero ahora sé que en la vida hay cosas más aterradoras como el castigo que confiere el tiempo con el olvido. También anhelé crecer junto a una mascota, quizá un perro o un gato hubieran ablandado, en algo, este carácter tan esquivo e introvertido mío.

Dejé de vivir en esta ciudad hace quince años con la promesa boba de regresar en tres: así entendí que lejos está el destino de las pretensiones personales.

14 comentarios:

  1. Sí. El destino está muy lejos de las pretensiones personales.
    Un abrazo.

    ResponderBorrar
  2. Hay tantas cosas que salen de nuestro control, definiciones que nos exceden. Hace años que quiero alejarme de la ciudad y aún estoy aquí.
    Saludos.

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. libérate y continúa soñando mi estimada poeta.
      Saludos para ti.

      Borrar
  3. Entre lo deseado, los planes, y las realidades, qué largo camino puede haber, pero el crecer entre una convivencia de mentiras, me parece que es realmente malo para un niño.

    Porque las verdades no salgan tan caras. Un abrazo y feliz tarde, desde un acá soleado.

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Esas verdades, a veces, son ciertas; a veces, no nos hacen ser feliz.
      Un abrazo silencio, pero que llegue esplendoroso.

      Borrar
  4. El destino marca las líneas a seguir que pueden no ser el camino deseado.
    Saludos.

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. El destino nos marca caminos, en nosotros está en saber escoger.
      Mi saludo cordial, Alfred.

      Borrar
  5. Eres muy amable, Sara.
    otro abrazo para ti.

    ResponderBorrar
  6. A veces, muchas, la vida te la forja el destino. A veces, pocas, la pretensión personal.
    Abrazos.

    ResponderBorrar
  7. De acuerdo, Julio David, pero ¿por qué nuestras pretensiones son menos protagónicas? ¿Por eso que llaman libre albedrío?
    abrazo amigo.

    ResponderBorrar
  8. Aveces hay que desafiar al destino y tratar de ser feliz. Saludos amigo.

    ResponderBorrar
  9. Las promesas que se hacen son las únicas que pueden romperse...

    Saludos,

    J.

    ResponderBorrar
  10. en todo desafío tenemos que ser consecuentes.
    Mis salud-os

    ResponderBorrar