domingo, 12 de julio de 2020

Dos caras



La princesa tenía dos caras: una para el mundo y otra en privado. La última le agradaba más porque podía confesar sus intimidades en público.

9 comentarios:

  1. Bueno, es una reflexión sobre la fama que es más que oportuna en estos tiempos.

    Un abrazo, Guillermo

    ResponderBorrar
  2. Sobre todo si el ser humano del día suele ser historia de un día.
    Gracias y saludos.

    ResponderBorrar
  3. Si llegase a confesar mis intimidades en público, es porque ya se me acabaron todas y cada una de mis caras. Tendría que ser político para tener una que otra más jaja

    Un abrazo.

    ResponderBorrar
  4. Cierto, mi estimado amigo. Esos caradura de mil máscaras, ni vergüenza tienen.
    Saludos.

    ResponderBorrar
  5. Una de las cosas que trabajo con mis alumnos y coachees es identificar cuál es su personaje protagonista, ése que creamos para movernos por la vida (puede ser más de uno, según el dominio); el personaje oculto, que es aquél al que el protagonista protege y el objetivo es llegar al personaje integrado de ambos. Ninguno somos el mismo en todos los ámbitos. Lo terrible es cuando lo más esencial de nosotros queda escondido detrás de todos los demás personajes.

    Breve, pero profundo

    Un abrazo grande, Guillermo

    ResponderBorrar
  6. Profundo y reflexivo texto amigo Guillermo, hay quienes tienen mas de dos caras. Saludos.

    ResponderBorrar
  7. Hola!!! Muy lindo post. Te cuento que tenía un blog que se trancó y tuve que hacerme otro: poesias1973.blogspot.com
    Te espero allí.
    Besos al alma.

    ResponderBorrar
  8. Vida privada, vida, privada, ¿qué era eso?

    Saludos,

    J.

    ResponderBorrar